Google+ el enemigo de Twitter? 

Desde que la nueva red social Google+ viera la luz la semana pasada Internet se ha llenado de artículos analizando el posible impacto que esta podría tener sobre Facebook y su plataforma social. No obstante, pocas personas se han dado cuenta de que llegar a 750M de usuarios activos como tiene Facebook es un objetivo cuanto menos improbable incluso para uno de los proyectos más ambiciosos del gigante de Internet. ¿No será mucho más fácil llegar a los 21 millones de publicadores de contenido que usan Twitter como un altavoz para difundir sus contenidos? Ya lo creo que sí.

 

Redes privadas y redes públicas

Actualmente las redes sociales pueden dividirse en dos grandes conjuntos: redes privadas y redes públicas. Dicha división es fruto de la configuración por defecto que dichas redes ofrecen a los usuarios a la hora de compartir contenidos en las mismas. Facebook es, por defecto, una red privada, orientada a que los usuarios contacten con sus amigos. Twitter, por otro lado, es una red pública y lógicamente cualquier usuario puede “seguir” a cualquier otro usuario con tan solo un click.

Pues bien, Google+ también es una red pública. Cualquier usuario puede, si quiere, seguir por ejemplo a Larry Page, CEO de Google e incluso ver sus fotos haciendo kite surf en Alaska si lo desea. Además, la posibilidad de incluir personas de las que quieres recibir actualizaciones en círculos no es recíproca, es decir, los usuarios pueden añadir a Larry Page en alguno de sus círculos sin que Larry efectúe ninguna confirmación y obviamente sin que Larry deba incluir a dichos usuarios en alguno de sus círculos. Suena un poco a Twitter, ¿no? ¿Creéis además que el hecho que los contenidos compartidos por los usuarios tengan una visibilidad pública por defecto es casualidad? No lo creo.

Y entonces, ¿cómo puede Google ir tras esos 21 millones de publicadores de contenido que utilizan Twitter asiduamente? Es más, ¿cómo puede ir tras esos pocos usuarios que acumulan la mayoría de followers en Twitter? Es sencillo. Estos “super-usuarios” de Twitter son, por lo general, publicadores de contenido en la red (desde bloggers hasta escritores, pasando por personajes famosos). ¿Y cuál es una de las competencias centrales del modelo de negocio de Google? Servir a los publicadores de contenido. Es más, dichos publicadores ya prestan probablemente más atención a Google de lo que lo hacen a Twitter, intentando mejorar su aparición en los resultados de Google, realizar campañas de PPC en Google Adwords o gestionando su publicidad on-site con Google Adsense o DoubleClick.

 

El objetivo: los publicadores de contenido en la red

Los publicadores de contenido siempre estarán interesados en mejorar su ránking en el buscador y mejorar su difusión. Pues bien, compartir contenido a través de Google+1 mejora los rankings en Google. La nueva “barra negra de herramientas” en la parte superior del navegador ya consume probablemente los mismos minutos que la azul de Facebook. Y es que cuando los usuarios comenten or compartan contenidos publicados en la red a través de Google+1 estos aparecerán en la susodicha “barra negra” de sus contactos. Aunque dichos usuarios tengan, por ahora, pocas conexiones en Google+, el incremento de tráfico a las webs productoras de contenido será significativo. Además, la nueva barra de Google+ todavía no ha sido ni siquiera integrada en Youtube, ¿podéis imaginar el aumento de tráfico cuando sí lo esté?

Y es que aunque Facebook no esté asustado por la nueva red social que ha entrado en el terreno de juego, Twitter sí lo está (o debería). Google tiene la oportunidad de desplazar a Twitter como “el altavoz” de los publicadores de contenido si consigue que estos animen a su audiencia a incluirlos en sus círculos a través de sus portales web tal y como hizo Twitter en su momento. Si a eso le sumamos el gran potencial de Google para aumentar la difusión de dichos contenidos mientras los usuarios visitan su GMail o YouTube, reemplazar a Twitter como principal herramienta de difusión de contenido no parece algo difícil de conseguir.

¿Alguien recuerda que hace algunos meses Google intentó comprar Twitter por 10 billones sin éxito? Pues bien, Google+ podría ser la solución a ese fracaso?